Día de Muertos México vs Día de Muertos Japón

Día de Muertos en México

El Día de Muertos es una tradición mexicana celebrada el 1 y 2 de noviembre en la que se honra a los muertos. Se originó como un sincretismo entre las celebraciones católicas (especialmente el Día de los Fieles Difuntos y de Todos los Santos) así como las diversas costumbres de los indígenas de México.1​2​

El Día de Muertos es una festividad mexicana, celebrada el 1 y 2 de noviembre en la que se honra a los muertos. Su origen es la unión de las celebraciones católicas (Día de los Fieles Difuntos y Todos los Santos) y las diversas costumbres de los indígenas de México.

Es una celebración que se lleva a cabo en México principalmente, sin embargo ya otros países la han adoptado como: Bolivia, Perú, Ecuador, Guatemala y en un menor grado países de Centro-américa.  También países como Argentina y Estados Unidos lo han hecho pero en menor grado, especialmente donde hay población indígena.

En el 2008 la UNESCO la declaro festividad universal, como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

La creación del ritual

Cuando llegaron los españoles a América en el siglo XVI, trajeron con ellos varias celebraciones entre ella la de conmemorar a los difuntos, en el Día de Todos los Santos, que se celebra el 1ero de Noviembre. Posteriormente al convertir a los nativos del Nuevo Mundo, se dio lugar al sincretismo (unión) de tradiciones europeas y prehispánicas haciendo coincidir las festividades de la Iglesia Católica del Día de Todos los Santo con la festividad Mesoamericana, dando como resultado el Día de Muertos.

Hay otros elementos que influyeron en el desarrollo de esta celebración; las epidemias que azotaron la ciudad de México durante siglos. Estas mismas provocaron la creación de cementerios fuera de la metrópoli. En 1859 se consolido la costumbre de adornar las tumbas con flores y velas y visitar los panteones el 1 y 2 de noviembre. La clase alta visitaba las tumbas por la mañana y las clases pobre por la tarde. La gente pudiente aprovechaba la festividad para estrenar sus ropas de gala negras que preparan con mucha anticipación para lucirlas en los panteones.

Obon, Celebración del día de Muertos en Japón

A diferencia de México en Japón la celebración del  Obon (Día de los Muertos en Japón) es a mediados de julio o agosto, esto dependiendo de la zona de Japón  y calendario utilizado. Se celebran el recordatorio de las almas de los difuntos durante 3 días. Donde se hacen desfiles, bailes y encuentros donde abunda la música, buenos deseos y alegría.

Aquí la muerte no se ve como una ruptura, sino como un paso a la continuidad de la vida. Muchos japoneses las celebran como unas minivacaciones. Es un buen momento para la convivencia social. Son festividades con mucho colorido y carnaval.  Donde al aire libre puedes degustar la gastronomía local  de la zona.

Es un buen momento para la interacción social, y si bien no se trata de días festivos, muchos lo festejan como unas verdaderas mini vacaciones. Si estás de paso por Japón en esas fechas, seguramente disfrutarás viendo esas celebraciones, nada lúgubres. Es como un colorido

Hay tres celebraciones principales:

Tōrō nagashi

Es la tradicional celebración donde se lanzan faroles de papel al río, para que guíen los espíritus de los muertos hacia su camino al otro mundo. Esta se realiza la primera noche del Obon.

 

Bon Odori

Festividad al aire libre, donde se suenan los tambores ceremoniales y la gente se reúne para cantar, bailar y comer en recuerdo de los difuntos. La música debe ser alegre y debe imperar el buen humor y la alegría para dar bienvenida a las almas de los ancestros.

Gozan no Okuribi

Es la ultima noche del Obon, con un festejo muy vistoso, los difuntos que nos visitaron vuelven a su retiro en el otro mundo. En ciudades como Kioto se prenden grandes fogatas en las colinas, donde el fuego  dibuja gigantes caracteres japoneses.

Costumbre

El número cuatro en japonés se pronuncia “shi” exactamente igual que la palabra muerte por lo que suele evitarse el 4 en todas sus formas. O se da por sentado sin mencionarlo.